Domingos con Ardiel: Lo que dura no siempre es bueno (Ni por buenas razones)

domingo, 29 de marzo de 2015

Un programa informático, sea cual sea, ha de tratarse con mucho cuidado, sobre todo el aspecto de memoria. Si tenemos en cuenta de que la cantidad de código y de cosas que le metemos a un programa puede tener un tope, un umbral de error o simplemente un límite, veremos que al traspasarlo los errores son inevitables en muchísimos casos y que para poder arreglarlo tendremos que corregir líneas y líneas de código, o a veces rehacerlo todo de nuevo.

Con el mundo editorial, ya sea desde un manga hasta cualquier Best Seller, pasa lo mismo. Cuanta más cantidad de texto o de historia pongamos más probabilidades hay de que existan fallos en la trama, agujeros o simplemente incongruencias. No se puede evitar esto, pues nadie es perfecto y todos tenemos alguna u otra cosa de la cual nos olvidamos. Por tanto debemos cuidar nuestro escrito (Quien dice mimarlo) inspeccionándolo frecuentemente y asegurándonos de no sacarnos cosas de la manga a la hora de escribir, que lo más probable es que no coincidan con el resto del escrito. Recordad una cosa, una vez saquéis algo al público ya nunca podréis corregirlo en cuanto al lore se refiere, o sería muy difícil. Por tanto mantened los dos ojos y el cerebro pendientes de que estos fallos no ocurran.

Por citar varios ejemplos vemos que ciertas obras recientes como el anime de Naruto o Doctor Who que, al sacar una cantidad ingente de capítulos, hay muchos agujeros de trama que se rellenan con historias de "Que paso en tal momento", que funciona igual de bien como lo hace un corcho de botella tapando el tubo de escape de un coche.

Espero que este pequeño trocito de información os haya sido útil, y ahora para romper un poco el tempano de hielo que son mis posts, os dejo un chiste malo:

¿Qué le dice un niño muerto a otro? 
—¿Quieres un gusanito?                       

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Free Blogger Design Made By The Dutch Lady Designs